Home / HISTORIAS / ‘Perdí a mi hija en el reto de la ballena azul’

‘Perdí a mi hija en el reto de la ballena azul’

La niña es una de las tres víctimas de este reto en redes sociales en Colombia. El juego se difunde a través de grupos privados de Facebook. Vanguardia.com preguntó qué hacen las autoridades para prevenir estos casos en Santander.

‘La ballena azul’, una nueva modalidad de juego a través de redes sociales, que consiste en cumplir con una serie de 50 retos, en 50 días, encendió las alarmas de las autoridades tras el suicidio de tres menores de edad en el país.

Aunque en Santander no se tienen reportes de jóvenes involucrados por dicha práctica, la Policía de Infancia y Adolescencia de Bucaramanga advirtió sobre los peligros de caer en este tipo de juegos fatales.

La serie de retos, que van desde hacerse un tatuaje de una ballena azul en el brazo hasta suicidarse, ya ha cobrado la vida de algunos adolescentes en Brasil, México y Colombia desde principios de abril, según reportes de prensa.

Vanguardia.com conoció el drama de una madre quien perdió a su hija de 13 años en este fatal reto, al cual accedió a través de su teléfono celular a escondidas. El hecho se registró en Norte de Santander.

¿En qué consiste el reto de ‘la ballena azul’?

Aunque las autoridades no tienen identificación del creador de este juego, lograron establecer que nació en Rusia en 2015, en una red social conocida como Vkontakte. Según reportes de los medios de comunicación de ese país, la cifra de personas fallecidas por jugarlo alcanzaría los 130.

‘La ballena azul’, cuyo nombre hace referencia a uno de los 50 retos del juego, que consiste en tatuarse dicho animal en el brazo, llegó a Colombia a través de grupos privados de Facebook.

Los participantes acceden a dicho grupos de la red social por medio de sus cuentas personales y deben cumplir con una serie de 50 desafíos. Es decir, uno cada día. Para corroborar que la misión correspondiente fue cumplida, los jugadores envían fotos y videos  a un ‘jurado’, cuyos perfiles son anónimos o falsos, como evidencia de lo sucedido. Allí, esperan la asignación de un nuevo reto.

Entre la lista de desafíos se incluyen tatuajes, cortaduras, consumo de drogas, alimentos en mal estado, robos, prácticas sexuales e incluso el suicidio, como último reto de la lista.

“A mi hija la manipularon”

Maylen Yadira Villamizar, madre de una niña de 13 años, quien se suicidó como parte del último reto del juego, le relató a Vanguardia.com el drama que vive desde que ocurrieron los hechos, en Norte de Santander.

La madre aseguró que la niña no tuvo cambios drásticos de comportamiento durante los 50 días del reto. Sin embargo, hacía preguntas poco frecuentes que se relacionaban con los desafíos del juego que le asignaban.

“Yo no sabía nada. Me enteré del juego cuando el CTI empezó con la investigación y me contó todo. Mi hija apareció ahorcada con un lazo y al lado tenía un alfiler con el que se hizo una especie de tatuaje en el brazo. Por las preguntas que me hacía, era evidente que tenía la idea clara desde semanas atrás. Ella se empezó a desprender emocionalmente de mí…”, narró la madre.

Algunas de las preguntas a las que hace referencia Maylen Yadira se relacionan al tipo de soga que la menor usó para ahorcase, las consecuencias de comerse 30 huevos crudos o el tiempo que faltaban para cumplir 50 días.

Aunque la niña no tenía celular, la madre supone que tomaba el suyo mientras se iba a dormir o accedía a Facebook desde un internet.

A veces me decía que le diera $3 mil que iba para el internet. Creo que así es que la contactaron. Se tomaba muchas fotos de diferentes partes del cuerpo. No eran 10 o 20, eran muchas. Ella no sabía cómo atar una soga, de qué grosor comprarla o qué tan larga debía dejarla. A ella la manipularon y las autoridades ya están investigando”, señaló la mujer.

Maylen Yadira Villamizar describe a su hija como una niña delicada, juiciosa, entregada al estudio, amorosa y amable. “A la sociedad le entregué lo mejor de mi vida, una niña sincera, noble, hermosa, tenía unos ojos maravillosos. Duré 13 años formando un increíble ser humano, lo que yo enterré es lo que quisieron hacer con mi hija. Me la cambiaron, me le acabaron el corazón”.

Pese a que las autoridades y expertos en el tema aseguran que los padres de familia deben controlar los contenidos que frecuentas los adolescentes en las redes sociales, la mujer señaló que es difícil de hacer, por la complicidad que hay entre los mismos niños.

“La verdad es que ni siquiera la misma Policía está enterada del tema. Es algo nuevo. La cuestión no es prohibirles a los niños las cosas, sino estar informados como padres. Mi hija no tuvo reacciones drásticas, todo fue de un momento a otro. Los niños se guardan secretos entre ellos. Pero las autoridades deben trabajar en prevenir los hechos”, agregó Villegas.

La mujer hizo un llamado para que los padres de familia comprendan el leguaje de los niños. “Como padres somos formadores de seres humanos que construyen una sociedad. Debemos entender que el lenguaje de los niños es diferente. Las autoridades deberían prevenir en vez de reaccionar. Nada es una bobada, nada pasa porque sí. Hay que cambiar de pensamiento. No hubo un solo día en que no besé a mi hija, se me metieron a la casa y no me di cuenta. Me la quitaron”, concretó  Maylen Yadira.

¿Qué hacen las autoridades para prevenir casos de suicidios en Bucaramanga?

Aunque se desconocen los autores que convocan a los menores a cumplir con los retos, Tatiana Cordero González, psicóloga de la Fundación Mujer y Futuro, explicó a Vanguardia.com los motivos que llevan a que un adolescente entre en este tipo de juegos e incluso, lleguen al suicidio.

“El juego se convierte en una moda. El ser humano tiene la necesidad de sentirse parte de un grupo social para reafirmar su identidad, en especial en la etapa adolescente. Entonces, si los compañeros hacen algo, el niño quiere imitarlo para ser aceptado”, indicó la especialista.

Además, advirtió que es responsabilidad de los padres de familia supervisar lo que hacen los menores en las redes sociales, ya que están en una situación de vulnerabilidad y manipulación. Además, aseguró que los niños no solo se exponen a caer en el reto de ‘la ballena azul’, sino que pueden ser víctimas de redes de trata de blancas, sufrir abusos sexuales o ser acosados.

“Internet no es malo, lo malo es lo que hacen por medio de la red. Por eso los padres deben estar pendientes de sus hijos y de los cambios de comportamiento. Deben revisar que no tengan cortaduras en sus brazos, que hagan contacto visual cuando hablan, que no sean agresivos o se aíslen”, añadió  Cordero González.

La psicóloga explicó que los niños que han sido víctimas de matoneo o algún tipo de violencia por parte de terceros, son más vulnerables a caer en este tipo de juegos fatales.

A su turno, el teniente Oswaldo Amaya de la Policía de Infancia y Adolescencia de Bucaramanga, aseguró que hasta el momento no se tienen reportes de menores implicados en este reto en la capital santandereana.

Sin embargo, hizo énfasis en la necesidad de liderar campañas de prevención para que casos como los de Caquetá, Valle del Cauca y Norte de Santander no ocurran en el departamento.

“A través del grupo de prevención de la Policía de Infancia y Adolescencia, estamos haciendo capacitaciones en los colegios de Bucaramanga. Lo que hacemos es enseñarle a los menores cómo deben manejar las redes sociales y las precauciones que deben tomar. También se capacita a los padres de familia. Acá no se han registrado casos por el juego de ‘la ballena azul’”, indicó el teniente.

Además, aseguró que trabajan de manera conjunta con la Comisaría de Familia, ya que muchas veces la falta de comunicación entre los menores y los padres, “facilita que los adolescentes entren a estos juegos, que se promueven en grupos privados en redes sociales”.

El teniente hizo un llamado para qua padres de familia y maestros hagan seguimiento constante a los contenidos de los niños y adolescentes, especialmente en Facebook, Twitter e Instagram.

Entre las recomendaciones que le hacen las autoridades a los menores está no hablar con desconocidos, no aceptar retos que se envíen a través de juegos privados, denunciar algún tipo de acoso o agresión contra ellos u otro menor, y avisarle a algún mayor lo que envían a través de las redes sociales.

La Policía de Infancia y Adolescencia, junto a la Comisaria de Familia, brindan apoyo a los menores y padres de familia en aspectos sociales y psicológicos.

Publicada por
VALESCA ALVARADO RÍOS

Sobre Una Madre Dice

Una Madre Dice

Nuestros Intereses Personales:
Unificar a una Gran Familia de madres y padres de todo el mundo, los que juntos podamos lograr intercambiar, interrelacionarnos, ya sea por medio de mensajes y comentarios, todos enfocados al mejoramiento del cuidado y educación de nuestros hijos. También buscamos cada día una alternativa mensajera que haga oprimir ese botón tan importante que es Amor hacia nuestros Hijos.
Buscamos además la manera de llevar contenidos conmovedores y llenos de mensajes que enciendan luces apagadas, las que se conviertan en los ojos vigilantes que caminen al paso de nuestros hijos.

Comenta usando Facebook

x

Check Also

Así esta Madre deja abandonado a su bebé indefenso en medio de un Garaje.

Nuestras Historias y Publicaciones están enfocadas sobre todo en hacer un llamado a la reflexión ...